HOME(Español) HOME(English)

   

ESTUDIOS EN TERRENO

 1.         Materiales y Métodos

Área de estudio

El área de estudio corresponde al Parque de las Esculturas y se sitúa en la Región Metropolitana, al centro de la ciudad de Santiago, comuna de Providencia. El parque se ubica en la cuenca del Río Mapocho, específicamente en la ribera norte. Sus Coordenadas geográficas son 33°25'12.09"S; 70°36'46.74"O. Y su superficie es de 21.500 m2.

El clima del área estudiada corresponde a templado cálido con lluvias invernales y estación seca prolongada (clima mediterráneo) y presenta las siguientes características: precipitación concentrada en los meses de invierno y una estación muy seca producida por un dominio anticiclónico ininterrumpido. Estos períodos estacionales de marcadas características no son semejantes, ya que su fase de estación seca se prolonga por siete u ocho meses. La cadena costera, al oponerse a la propagación de la influencia del mar, contribuye a exagerar los valores de las temperaturas, acusándose un cierto grado de continentalidad, situación que se aprecia en las notables oscilaciones térmicas diarias y anuales.

Métodos

El Tipo de Paisaje y Eco Región se estableció de acuerdo a los métodos de: Tipos Forestales, Donoso (1980) y Regiones Vegetales, Gajardo (1994).
El registro de la flora (incluída nomenclatura científica) del Parque de las Esculturas se estableció mediante rastreos intensivos en el sector y se realizó de acuerdo a la literatura pertinente, entre otras, Hoffmann (1998); Muñoz (1966); Marticorena & Rodriguez, (2001).

 

Para observar las formas de vida se utiliza sistema creado por Raunkiaer (1937).
El trabajo se realizó durante el período comprendido entre marzo del año 2007 y febrero del año 2008.

 

2.         Marco Teórico

Tipo de Paisaje y Eco Región

Tipos Forestales

Los tipos forestales son grupos de bosques clasificados de acuerdo a diversos criterios, que definen y delimitan las diferentes categorías de bosques presentes en Chile. De acuerdo a su definición genérica, se considera como Tipo Forestal a una superficie relativamente extensa de bosque que se caracteriza por estar constituidos de una o más especies forestales y que pueden o no estar situados en condiciones iguales de sitio (Donoso, 1994). A su vez el D.S. Nº 193, de 1998, en su artículo 1º define el Tipo Forestal como "una agrupación arbórea que crece en un área determinada, caracterizada por las especies predominantes en los estratos superiores del bosque o porque éstas tengan una altura mínima dada"
Los tipos forestales vigentes se desprenden de la clasificación de los bosques nativos de Chile realizada por Claudio Donoso en 1981, consecuencia de un acuerdo tomado en conjunto por profesionales e investigadores de CONAF, INFOR, PNUD y las Facultades de Ciencias Forestales de la Universidad de Chile y Universidad Austral de Chile, lo que significó una reclasificación de los bosques existentes a la fecha, además de transformarse en un documento de carácter oficial a través del Reglamento Nº259 del Decreto Ley 701 (Donoso, 1994).
La clasificación en tipos forestales es más bien artificial y responde a conveniencias o necesidades de orden silvicultural, comercial o de política forestal (Donoso, 1994). Esta clasificación se realizó en función de las especies presentes y dominantes que conforman la estructura y los estratos superiores de los bosques chilenos, en función de la ubicación geográfica de la comunidad forestal y considerando aspectos de su dinámica sucesional, lo que dio como resultado la existencia de 12 tipos forestales de bosque nativo chileno.

Los tipos forestales vigentes son los siguientes:

  1. Tipo Esclerófilo (donde se presentan espino, litre, boldo, peumo, quillay)
  1. Tipo Palma chilena (donde se presenta Jubaea chilensis)
  1. Tipo Roble-Hualo (donde se presenta sólo N. obliqua y/o N. glauca)
  1. Tipo Coigue-Raulí-Tepa (donde se presentan estas especies juntas)
  1. Tipo Roble-Raulí-Coigue (donde se presentan estas especies juntas)
  1. Tipo Lenga (donde lenga es el 50% de los individuos, excepto con Araucaria)
  1. Tipo Coigue de Magallanes (donde N. betuloides es más del 50% )
  2. Tipo Siempreverde  (dominado por latifoliadas siempreverdes
  1. Tipo Araucaria (donde hay al menos 1 individuo/ha de Araucaria araucana)
  1. Tipo Alerce  (donde hay al menos 1 individuo/ha de Fitzroya cupressoides)
  1. Tipo Ciprés de las Guaitecas (donde hay al menos 10 ind/ha de P. uviferum)   
  1. Tipo Ciprés de la Cordillera ( donde hay al menos 40 ind/ha de A. chilensis)

 

El tipo forestal correspondiente a la zona estudiada es el N° 1 Tipo Forestal Esclerófilo el que describe a continuación:

Tipo Forestal Esclerófilo

Se encuentra ubicado entre los 30°50’ S (sur del río limarí) y los 36°30’ S por la cordillera de la costa (río Itata): desde los 30°50’ S  a los 37°50’ (río Malleco) en el Llano central; y entre los 32° S (latitud de los Vilos) y los 38° S (latitud de Collipulli) por la Cordillera de los Andes. Los campos de  cultivos agrícolas, plantaciones frutales, viñedos y praderas de crianza de ganado, han ocupado gran proporción de la superficie plana y laderas suaves que anteriormente cubría este tipo forestal. En la Cordillera de los Andes, se desarrolla entre los 600 y 1300 m.s.n.m.
Este tipo se desarrolla íntegramente en la zona de clima maditerraneo variando en función de la latitud, longitud y orografía. En su parte norte, los veranos son secos alcanzando 7 a 8 meses, mientras que las precipitaciones se concentran en los meses de invierno. En cambio en la zona sur, este tipo crece bajo un clima mediterráneo húmedo. También se produce una fuerte variación en el sentido longitudinal, lo que está relacionado con el efecto biombo climático de las cordilleras; esto determina aumento importante de la precipitación en las laderas occidentales y una disminución en las laderas de sotavento y en la Depresión Central. Del mismo modo, este efecto se observa en las temperaturas, que son más concentradas en la Depresión Central y laderas orientales.
Los suelos del Llano Central se han desarrollado sobre sedimentos derivados de erosión de las montañas, es tanto que los de los Andes se desarrollan sobre rocas andesíticas y sedimentos metamorfoseados, y los de la costa sobre rocas metamórficas y graníticas. Estos suelos son, en general, pobremente desarrollados y delgados, especialmente en las exposiciones norte y, de texturas gruesas, que varían desde franco arenosas a franco arcillosas. Los ph son neutros o ligeramente ácidos a medida que aumenta la precipitación; estos suelos no presentan en general deficiencias nutricionales, siendo sus concentraciones más altas que las de los suelos de otras regiones mediterráneas.
La geomorfología de la zona que comprende este tipo, está muy influida por efectos de la erosión y depositación, derivados del fuerte escurrimiento que arrastra material, debido básicamente a la vegetación abierta y a la precipitación concentrada en invierno.
El Espino (Acacia caven) es la especie de mayor importancia relativa en los faldeos adyacentes al Llano Central y lomajes trasversales que se presentan en el plano. Las otras especies que se asocian con el Espino en estas situaciones son árboles pequeños de Quillay, Maitén y Litre, con algunos arbustos como Trevo, Colliguay, Palqui, Quilo, entre otros. Esporádicamente se encuentran Algarrobo, Guayacán y arbustos de las compuestas. Más al sur, el Espino retrocede en importancia poblacional, predominando Quillay y Maitén e incorporándose Boldo al sur del río Laja.
En los sectores húmedos, especialmente en quebradas y cursos de agua, es posible encontrar bosque de galería  constituidos por Belloto del norte, Belloto del centro, Patagua, Arrayán, Pitra, Peumo. Lingue, Canelo y especies arbustivas.
Las áreas donde el Espino es dominante se caracterizan fisionómicamente por el aspecto de una sábana abierta, más conocida como “Espinal”. Los espinales corresponden a una situación disclimática de un bosque esclerófilo de mayor complejidad, el cual se ha visto favorecida por la acción del ganado, principalmente, y la tala periódica para la obtención de leña. En las áreas menos alteradas pueden encontrarse formaciones de mayor estabilidad y diversidad de especies, constituido por un estrato arbóreo dominado por Quillay, Peumo, Litre y Boldo, principalmente.
En cuanto a la estructura de estos bosques, es preciso señalar que a lo largo de la historia, ha recibido una gran cantidad de impactos humanos y serios daños. Esto ha producido naturalmente deterioros y alteraciones en la vegetación, tales que hacen difícil encontrar áreas naturales de rodales maduros. Además, esta región comprende alrededor del 30 % de la superficie agrícola del país y el 70% de la población se concentra en ella. Prácticamente toda el área ha experimentado una gran variedad de cambios que se iniciaron con sucesivas remociones de la vegetación en varios grados, que culminaron generalmente en pastoreo y sobre pastoreo de ganado caprino, ovino, vacuno y equino y el abandono de tierras agrícolas.
De éste Tipo Forestal se desprenden 3 sub-tipos.

  • Sub-Tipo Espinal

El espino es la especie leñosa más importante, presentándose con densidades bajas que fluctúan entre 100 y 300 árboles/ha, con un estrato bajo de hierbas y pastos de diferentes especies. Se ubica en los faldeos de la Cordillera de los Andes y de la Costa en los lomajes, entre el límite norte del tipo y la latitud del río Laja.

  • Sub-Tipo de Rodales Mixtos Esclerófilos

Ocupa las altitudes medias de los faldeos occidentales de ambas cordilleras y los orientales de la Cordillera de la Costa. Este bosque con aspecto más bien de matorral es dominado por el Peumo, Boldo, Litre, Quillay, Maitén, Molle y Bollén. El sotobosque muy denso lo componen numeroso compuestas, Ramnáceas, Mayo y otras especies esclerófilas.

  • Sub-Tipo Bosques de Quebrada

Se ubican en quebradas y riberas de los cursos superiores o medios de los ríos y sus afluentes y están constituidos por especies hidrófilas, algunas propias de otros tipos del sur del país como Canelo, Pitra y Lingue. Este sub.tipo se considera importante debido a que participa en la producción de agua, por los que se justifica la aplicación en el de tratamientos silviculturales especiales.

Regiones Vegetales

La vegetación presente en un área determinada es producto de una serie de factores ambientales, siendo los más determinantes la temperatura y humedad. Así a través de tiempo geológico (miles de años) las especies se van adaptando a las distintas condiciones evolucionando, muchas veces, en forma convergente. Por otro lado también existe una relación en cuanto al origen de las especies, su parentesco o filogenia, así taxa genéticamente más parecidas tenderán a adaptarse al medio modificando sus características en forma distinta a aquellas taxa que tienen un origen evolutivo diferente; por ejemplo las cactáceas se han adaptado a condiciones semidesérticas formando cuerpos suculentos mientras que otros grupos han desarrollado una forma de vida anual o tallos subterráneos modificados como los bulbos, este es el caso de las Liliáceas.
En Chile, debido al amplio rango climático sumado a diferencias topográficas y geomorfológicas, que cambian de norte a sur y de mar a cordillera, existen varias unidades vegetales con características propias y diferenciables. Así en nuestro país se han definido 8 Regiones vegetales (Gajardo, 1994) las que se presentan a continuación:

  • Región del Desierto
  • Región de la Estepa Altoandina
  • Región del Matorral y Bosque Esclerófilo
  • Región del Bosque Caducifolio
  • Región del Bosque Laurifolio
  • Región del Bosque Andino-Patagónico
  • Región del Bosque Siempreverde y las Turberas
  • Región del Matorral y de la Estepa Patagónica

 

La Región Vegetal correspondiente a la zona estudiada es la N° 3 Región del Matorral y Bosque Esclerófilo la que describe a continuación:

Región del Matorral y del Bosque Esclerófilo

Se desarrolla a través de la zona central de Chile, desde la IV a la VIII región. La característica principal de esta zona es su clima mediterráneo con inviernos fríos y lluviosos y veranos cálidos y secos.
Debido a que esta es la zona del país con mayor población, el paisaje original ha sido modificado en gran parte siendo difícil encontrar muestras de vegetación inalteradas.
Desde el punto de vista florístico es muy rica, tanto en especie como en formas de vida lo que permite diferenciar 3 sub-regiones:

  • Sub-Región del Matorral Estepario

Se desarrolla desde la IV región hasta el norte de la V región.

  • Sub-Región del Matorral y Bosque Espinoso

Se distribuye principalmente por el valle central entre el sur de la IV región y el norte de la VIII.
Corresponde a una zona vegetacional que profundamente alterada por actividades agrícolas, situación que ha determinado que la vegetación este muy destruida en cuanto a composición y estructura, siendo muy difícil encontrar remanentes originales.
La forma de vida predominante son los arbustos espinosos, del tipo suculento o caducifolios de verano. La delimitación de esta sub-región sigue patrones muy similares a los de las especies; Espino (Acacia caven), Algarrobo (Prosopis chilensis).
Dentro de esta sub-región se pueden reconocer 5 formaciones vegetales (matorral espinoso de las serranías, bosque espinoso abierto, matorral espinoso de la cordillera de la costa, matorral espinoso del secano costero y matorral espinoso del secano interior).

 

  • Sub-Región del Bosque Esclerófilo

Se distribuye desde la V a la VIII región, principalmente por las laderas de ambas cordilleras.
Debido a las alteraciones humanas, principalmente plantaciones forestales de pino, actualmente la vegetación natural de esta zona se presenta en forma de renuevos por monte bajo.
Su composición florística es muy rica en especie, destacando una serie de elementos laurifolios relictuales como el Belloto del Norte.
Se pueden reconocer 5 formaciones vegetales (bosque esclerófilo costero, bosque esclerófilo de la pre-cordillera andina, bosque esclerófilo montano, bosque esclerófilo maulino y bosque esclerófilo de los arenales).

 

Formas de vida según Raunkiaer

Basándose en las diferentes estrategias a las que recurre la vegetación para sobrellevar las inclemencias climáticas durante las estaciones del año (p.ej., la sequía o el frío) ha elaborado Raunkiaer la clasificación siguiente:

  • Fanerofitos: Árboles y arbustos cuyas yemas de renuevo se elevan en el aire más o menos a 25 cm por encima del suelo y por eso están desprotegidas y expuestas a heladas y sequía.
  • Camefitos: Sus yemas se hallan apenas por encima del suelo (20-50 cm) y están protegidas contra el frío invernal por mantos de nieve que cae con regularidad. Entre estos, los matorrales enanos siempreverdes y verdes en verano.
  • Hemicriptofitos: Vegetales cuyas yemas perdurantes se hallan a ras del suelo. Los brotes superficiales perecen o se conservan sólo parcialmente.
  • Criptofitos: Se retraen durante las temporadas desfavorables. Las yemas perennes se hallan a cierta profundidad en el suelo (geofitos) o en el agua (hidrofitos). Los órganos subterráneos sirven para acumular materias de reserva. Por ese motivo los criptofitos son capaces de sobrellevar fases prolongadas de sequía y crecen en todas las regiones áridas.
  • Terofitos o especies anuales. Estas plantas mueren cuando las condiciones climáticas de las temporadas son extremas y perduran como semillas. Ellas inician su ciclo cada año con la desventaja de que han de desarrollarse siempre de nuevo y por eso necesitan mucho tiempo para que funcione su sistema vegetativo y retoñen hasta florecer y dar frutos. En las regiones frías —en donde el crecimiento de la vegetación está inhibido de todos modos— este proceso se efectúa con suma lentitud. Esta estrategia es útil sobre todo en regiones áridas en donde las plantas crecen la mayoría de las veces sin necesidad de competir con otras.

Modelo General.

Los fanerófitos, los menos protegidos contra los rigores del clima, son sobre todo abundantes en los países cálidos cuya climatología les permite un continuo crecimiento. A medida que aparece una estación seca o fría, la proporción de fanerófitos disminuye hasta anularse completamente en las regiones árticas. Los caméfitos son abundantes en regiones con marcada estación seca, los geófitos en los climas con una estación seca muy larga y rigurosa, los hemicriptófitos en las regiones templadas y frías, los terófitos en los países cálidos y secos.

Fig. 1 Formas de Vida

Distribución espacial

En relación con la distribución espacial de los árboles se presentan los patrones con que se comparará la información levantada en el plano de ubicación de las especies del área de estudio. Estos patrones se denominan: aleatorio, uniforme y agrupado como se indica en la figura siguiente (Barasorda 1977).

Fig. 2 Patrones de Distribución Espacial

Factores Climáticos

En las distintas regiones o localidades hay una gran variación de tipos de clima que no se pueden explicar si atendemos sólo a las grandes zonas climáticas. Esto sucede por la importante influencia de la distribución de las masas de tierra y de agua, de montañas y de vegetación en el clima. 

  • Influencia de las masas de agua.- El agua tiene una gran capacidad de almacenar calor, por su elevado calor específico, y durante el día o en verano toma calor que luego libera por la noche o en la estación fría. Por esto las zonas costeras disfrutan de un clima suave, sin bruscas variaciones de temperatura. 

Las brisas que se forman en las zonas costeras desempeñan un importante papel en esa dulcificación de las temperaturas. Durante el día soplan del mar a la tierra, trayendo aire fresco, mientras que por la noche lo hacen de la tierra al mar.
Las corrientes marinas tienen también una gran influencia en el clima de las zonas costeras que bañan. Por ejemplo, la corriente del Golfo que es cálida, hace más suave y más húmedo el clima de toda la Europa atlántica. Las corrientes frías provocan un clima más frío y brumoso, aunque no siempre más lluvioso; por ejemplo, cerca de los trópicos facilitan la aparición de zonas desérticas costeras.

  • Influencia de las montañas.- Cuando las masas de aire que vienen del océano cargadas de humedad se encuentran con el obstáculo de las montañas, ascienden para poder sobrepasarlas. Al ascender se enfrían por lo que pueden admitir menos vapor de agua y parte del que llevan se convierte en nubes y se producen precipitaciones. Así las laderas de las montañas que reciben habitualmente aire del océano son húmedas. Pero cuando el aire sobrepasa las montañas cae hacia niveles más bajos, produciéndose el efecto contrario. Puede contener más agua en forma de vapor por lo que las nubes desaparecen y esas laderas de la montaña reciben mucha menos lluvia.

Este efecto, denominado Foehn, es el responsable de las grandes diferencias de pluviosidad que se producen entre zonas muy cercanas de la península Ibérica, por ejemplo entre el sur y el norte de los Pirineos o de la cordillera Cantábrica.

Fig 3Efecto Foehn: Influencia de las montañas. 

  • Influencia de la vegetación.- Las plantas toman agua por sus raíces y la transpiran, en forma de vapor, por sus hojas. De esta forma contribuyen a aumentar de forma muy significativa los niveles de evapotranspiración y se ha comprobado que cuando en algunas zonas de selva tropical se ha producido la tala de grandes extensiones de árboles, al subir menos vapor de agua del suelo a la atmósfera, se han producido notables alteraciones climáticas, disminuyendo las lluvias en ese lugar.
  • Contaminación atmosférica.- Una atmósfera contaminada puede dañar la salud de las personas y afectar a la vida de las plantas y los animales. Pero, además, los cambios que se producen en la composición química de la atmósfera pueden cambiar el clima, producir lluvia ácida o destruir el ozono, fenómenos todos ellos de una gran importancia global.

 

3.         Resultados

 

Origen Biogeográfico

De las especies identificadas, el 25 % corresponde a nativas y el 75 % a exóticas, 9 y 27 especies respectivamente. No obstante, el espectro biológico, es poco diverso, con ausencia de Caméfitas debido al clima que presenta esta región.

Tabla 1   Clasificación Biogeográfica de las especies

 

Riqueza de especies

% de Especies

Especies Nativas

9

25

Especies Exóticas

27

75

Total de especies

36

100

Grafico 1 Origen Biogeográfico

 

Inventario de Especies de Flora y Abundancia relativa de individuos de cada especie

La especie más abundante en el área es el Jacarandá, seguido de la Gravillea, Acacia Negra , Liquidámbar y la Patagua; Cabe mencionar las primeras 4 nombradas corresponden a especies exóticas. A continuación se presenta tabla de Abundancia y Abundancia relativa de especies.

Tabla 2

Nombre Común

Abundancia de
especies (N° de individuos)
Abundancia relativa
(Abundancia de especies
x 100 /total) [%]

 

 

 

Especies Nativas

Roble

3

1.32

Canelo

5

2.19

Maitén

4

1.75

Espino

2

0.88

Quillay

1

0.44

Belloto

9

3.95

Patagua

15

6.58

Lingue

3

1.32

Peumo

11

4.82

 

 

 

 

 

Especies Exóticas

Ceibo

5

2.19

Acacia negra

14

6.14

Haya

1

0.44

Ombú

2

0.88

Tejo

2

0.88

Alcornoque

5

2.19

Pino Bunya

2

0.88

Liquidámbar

13

5.70

Ciprés calvo

2

0.88

Ginkgo

3

1.32

Acer japónico

2

0.88

Vilca

1

0.44

Roble americano

1

0.44

Tulípero

1

0.44

Árbol de Judea

4

1.75

Palmera canaria

1

0.44

Sequoia

3

1.32

Pimiento

1

0.44

Magnolio

1

0.44

Jacarandá

65

28.51

Grevillea

31

13.60

Ciprés italiano

1

0.44

Sauce llorón

1

0.44

Cedro del Líbano

5

2.19

Crespón

6

2.63

Ciprés de Arizona

1

0.44

Pitósporo

1

0.44

Total

228

100

Composición

Esta flora se distribuye en 4 clases (tabla 3) y 26 familias. La clase mejor representada es Magnoliopsida que reúne un total de 28 especies, representando al 77.78% de la flora estudiada del parque. Estas especies están agrupadas en 26 familias, de las cuales Fagaceae, Fabaceae y Lauraceae presentan la mayor cantidad de especies, con 4, 3 y 3 respectivamente. Le siguen Taxodiadeae, Cupressaceae y Magnoliaceae con 2 especies cada una. Finalmente hay 20 familias con una sola especie cada una.
La clase Magnoliopsida reúne casi la totalidad de las familias (20), la sigue la clase Pinopsida (4).

Tabla 3                                     Clases de las especies

 Clase

Magnoliopsida

Pinopsida

Ginkgopsida

Liliopsida

 

N° especies

28

6

1

1

36

%

77.78

16.66

2.78

2.78

100

 

Distribución Espacial de cada especie

El patrón de distribución espacial horizontal de las especies observada en el plano elaborado para este estudio (fig 4) describe una distribución agrupada en toda la mitad norte del parque, cubriendo menos del 30 % de su superficie y en la mitad sur existe un patrón de distribución espacial uniforme (en hilera), cabe mencionar que corresponde a la especie Jacarandá.


Fig. 4 Distribución Espacial de especies del parque (Plano Parque Esculturas)

Densidad

 

A continuación se presenta la densidad de cada especie (tabla 4) en un área total del parque de 2,15 ha. La mayor densidad la presenta la especie Jacarandá (30.23 individuos por hectárea). La densidad total del conjunto de las especies del área es de 106.04 individuos por hectárea.

Tabla 4                    Densidad especies

Nombre  común

Densidad [árboles/hectárea]
(Abundancia de individuos por especie / área toral del parque)

Roble

1.40

Canelo

2.33

Maitén

1.86

Espino

0.93

Quillay

0.47

Belloto

4.19

Patagua

6.98

Lingue

1.40

Peumo

5.12

Ceibo

2.33

Acacia negra

6.51

Haya

0.47

Ombú

0.93

Tejo

0.93

Alcornoque

2.33

Pino bunya

0.93

Liquidámbar

6.05

Ciprés calvo

0.93

Ginkgo

1.40

Acer japónico

0.93

Vilca

0.47

Roble americano

0.47

Tulipero

0.47

Árbol de judea

1.86

Palmera canaria

0.47

Sequoia

1.40

Pimiento

0.47

Magnolio

0.47

Jacarandá

30.23

Grevillea

14.42

Ciprés italiano

0.47

Sauce llorón

0.47

Cedro del Libano

2.33

Crespón

2.79

Ciprés de Arizona

0.47

Pitosporo

0.47

Densidad total

106.05

Ahora se presenta la densidad de las especies nativas versus la exóticas por unidad de área dentro del parque (tabla 5)

Tabla 5                    Densidad especies
Orígen Densidad [árboles/hectárea]
(Abundancia de individuos según origen biogeográfico/ área toral del parque)
Nativas 24.65
Exóticas 81.4
Densidad total 106.05

Estructura de tamaños de especies arbóreas

El gráfico muestra la altura máxima que pueden alcanzar las distintas especies en su hábitat natural (gráfico 2). La altura máxima que se puede observar es de 80 mt y corresponde a la sequoia, que representa el 3% del total de especies del parque, las especies más bajas (sólo pueden alcanzar los 6 mts), son el crespón, árbol de Judea y espino (corresponden al 8%).

 
Gráfico 2  Estructura de tamaños de árboles

4.       Conclusiones

 En Parque de las Esculturas de Providencia posee las siguientes características:

  • Tipo Forestal Esclerófilo
  • Región Vegetal Bosque y Matorral Esclerófilo
  • Clima Mediterráneo
  • 9 especies de flora nativa y 27 de exótica
  • La especie más abundante es el Jacarandá (65 individuos de un total de 228)
  • Entre sus especies se encuentran 26 familias y 4 clases
  • La clase mejor representada es la Magnoliopsida.

 

 

 

HISTORIA

PLANO DE RUTA

ESPECIES CON PROBLEMAS DE CONSERVACION

GALERIA FOTOGRAFICA
Especies Nativas
Epecies Exóticas
Esculturas

ESTUDIOS EN TERRENO

MANUALES ONLINE
Botánica
Ecología
Jardinería
Ambiente

LIBRO DE VISITANTES

BIBLIOGRAFIA