Haya
Fagus sylvatica L.

OTROS NOMBRES VULGARES Hayuco, faya, fago, vacua (castellano); hagüey (Rioja); faja (catalán); hêtre (francés); beech o European beech (inglés).
FAMILIA Fagaceae
ÓRDEN Fagales
SUBCLASE Hamamelidae
CLASE Magnoliopsida
DIVISIÓN Magnoliophyta

ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA
Centro y este de Europa, hasta Crimea. Se extiende desde el norte de la Península Ibérica hasta el sur de Suecia y Noruega. El bosque más sureño se encuentra en las laderas del volcán Etna, en Sicilia.

DESCRIPCIÓN
Tiene un porte robusto y de gran talla, alcanzando los 35 ó 40 metros con un tronco recto, esbelto y limpio en solitario; o columnar si esta en agrupaciones. La copa es amplia ovalada o hemisférica y aparece a partir de la primera mitad del árbol. Conserva la corteza prácticamente lisa durante toda su vida, de un gris ceniciento o blanquecino. El sistema radical es potente con una raíz principal recta, poco profunda y con raíces secundarias muy potentes. Cuando deja de crecer en altura el haya empieza a desarrollar numerosas raíces secundarias superficiales. Ramillas abundantes, zigzagueantes, con yemas fusiformes. Una vez que crecen son muy resistentes.
Por su carácter de sombra puede desarrollarse bajo otras especies que después no podrán vivir bajo su sombra compitiendo así con ventaja y dominando finalmente la situación. El crecimiento del haya es muy lento, pero es un árbol que vive muchos años. Puede llegar hasta los 300 años.
Hojas abundantes que dan una sombra densa. Caduca, aunque permanecen largo tiempo sobre el árbol antes de desprenderse. Verde clara en ambas caras, con el haz algo más oscuro y lustroso; adquiriendo un amarillo rojizo al llegar el otoño, permaneciendo verdes unos 5 o 6 meses. Lámina aovada, entera, sinuosa-ondulada, a veces ligeramente dentada, un poco peluda en la cara inferior y con una hilera de pelos sedosos en el margen; simple, de 5-10 cm de longitud y 4-7 cm de anchura, ligeramente oblicuas o cuneadas en la base, con márgenes ondulados. Son de pecíolo corto. Tienen los nervios laterales bien marcados y paralelos. Se disponen siempre en posición muy horizontal captando la mayor cantidad de luz posible. Ello hace que sus bosques tengan un aspecto un tanto sombrío, casi propio de cuento de hadas, no permitiendo crecer en el suelo a apenas ninguna otra planta.
Es planta monoica y las flores salen al mismo tiempo que las hojas. Le crecen las flores masculinas agrupadas en inflorescencias globosas al final de un largo pedúnculo, en grupos de 15-20; con 5-15 estambres cada flor. Las femeninas salen en grupos de una a tres, rara vez cuatro, sobre un pedúnculo corto y erecto, envueltas por un involucro con ovario formado por 3 carpelos. en principio de color amarillento y después pardo-grisáceo. Florece en primavera.
El fruto, de forma trígona, son los hayucos y aparecen en grupos de dos o tres dentro de una especie de cúpula erizada pero no pinchuda que se abre en cuatro valvas. Aparecen cuando el árbol tiene ya 20 o 25 años, diseminando lentamente, si bien no es fértil hasta que alcanza los 40 en árboles aislados. Son alargados y lustrosos, se asemejan a pequeñas castañas, comestibles (con sabor a pipa de girasol).

ESTADO DE CONSEVACIÓN
No amenazado

ASPECTOS DE MANEJO
Clima fresco y húmedo pero soporta bien el frío, no las heladas. Se dará mejor en regiones donde los veranos no son excesivamente calurosos y se resiente un poco en los climas muy cálidos. Precisa una humedad atmosférica elevada por lo que presenta una clara vocación por los lugares de sombra.
Tolera la mayor parte de los suelos, desde los más ácidos hasta los calcáreos. Lo importante es que esté bien drenado y que reciba agua regularmente. Vive en terrenos fértiles y frescos, pero no en suelos con exceso de humedad. Los árboles de muchos años incluso pueden soportar sin problemas grandes períodos de sequía. Cuando las temperaturas del verano alcanzan sus cotas más altas habrá que regarlos abundantemente. Vive mejor en las laderas, cimas o llanos que en los fondos y valles cerrados en los que le afectan las heladas tardías.
Para acelerar su crecimiento es conveniente su fertilización con nitrógeno (urea incorporada al suelo, salitre, etc).
Deben podarse durante la época de crecimiento y se debe tener un especial cuidado con las hayas que se crían como especies ornamentales, a las que sólo hay que dejar un tallo guía.
Como plagas y enfermedades la más conocida es el corazón rojo del haya que provoca el micelio de algunos hongos (Ungulina marginata, Ganoderma applanatum, Fomes connatus...) al penetrar por alguna herida, depreciando la madera. En madera cortada, los dos primeros hongos citados pueden provocar coloraciones rojas y pudriciones en el conocido "pasmo" del haya. En cuanto a los insectos Euproctis chrysorrhoea come hojas, brotes y flores y Orchestes fagi come las hojas.

USOS
Es un árbol muy elegante, que es muy apreciado como ornamental; existen diversas variedades de hoja roja o purpúrea, todas de alto valor decorativo, que reciben distintas denominaciones, atendiendo también a la tonalidad más o menos clara de esa coloración. Se usa en jardinería en regiones de clima propicio. Su resistencia a la poda ha hecho que sea utilizado frecuentemente para componer setos y pantallas vegetales formales, lo que es muy habitual en países del centro y norte de Europa. Es un buen árbol de sombra para espacios grandes.
Madera homogénea, fácil de trabajar utilizada para papel, tableros, carpintería y mobiliario, tarimas, artesonados, revestimientos, mangos, cepillos, instrumentos musicales, traviesas de ferrocarril, apuntalamientos, remos, palas, carros, instrumentos agrícolas. Buen combustible, estimada para la obtención de carbón. También se ha utilizado en destilación.
El hayuco tiene usos alimentarios aprovechados normalmente por la fauna del entorno; además, de ellos se extraía un aceite de cocina en el norte de Europa. Además de esto, existen diferentes setas aptas para el consumo en los hayedos. Algunos creen que su corteza tiene propiedades astringentes y febrífugas. La creosota sacada de la brea de la madera de haya se utilizó de antiséptico o desinfectante y para combatir la tuberculosis.

PROPAGACIÓN, POLONIZADORES Y AGENTES DISPERSANTES
Las semillas germinan fácilmente en primavera si se han plantado en otoño o se han estratificado a alrededor de 4ºC durante unos 3 meses. Las semillas no se deben dejar secar. Los clones seleccionados se injertan sobre plantas de Fagus sylvatica obtenida de semilla. Es muy difícil conseguir sacar adelante un haya a partir de un esqueje. Regenera bien de raíz en las primeras edades.
En general adquiere la máxima altura a los 125 años para vivir hasta los 300.