Palmera Canaria
Phoenix Canariensis hort. ex Chabaud

OTROS NOMBRES VULGARES Palma canaria, Fénix, Palma de las Canarias, Támara.
FAMILIA Arecaceae
ÓRDEN Arecales
SUBCLASE Commelinidae
CLASE Liliopsida
DIVISIÓN Magnoliophyta


ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA
Autóctona de las Islas Canarias, que se encuentran en el Océano Atlántico en la costa del nordeste de África. Debido a su belleza y facilidad de adaptación está ampliamente distribuida en África, América, Europa y Asia.

DESCRIPCIÓN
Palmera de gran tamaño y solitaria (sin retoños). Su tronco es muy grueso y puede superar los 30 metros de altura. Las cicatrices foliares lo decoran típicamente con dibujos en forma de rombo. Cuenta con más de 50 hojas en su copa y cada una de ellas con unos 400 segmentos alineados en dos planos. Los segmentos foliares más próximos al tronco se han modificado y reforzado hasta convertirse en hojas-espinas (acantófilos) muy robustas.
El aparato radicular es extenso y no posee raíces principales. Cuenta con miles de raíces fibrosas que no aumentan de diámetro con el tiempo y le permiten aprovechar bolsas de agua subterráneas, sobrevivir a cortos periodos de encharcamiento, fijar tenazmente el sustrato y anclarse en los más inestables fondos de barranco. Es una especie muy longeva, tanto que los ejemplares más altos llegan a superar los dos y quizás tres siglos de edad.
Las palmeras canarias tienen los sexos separados sobre individuos distintos (dioicas) y es fácil distinguirlos. Las palmeras hembras producen inflorescencias más grandes y abiertas, con flores espaciadas que pronto se convierten en frutos. Los machos presentan inflorescencias más pequeñas y cerradas (escobas) densamente cubiertas de flores que producen polen abundante. Existe cierto dimorfismo sexual en el porte de las plantas adultas, lo cual es rarísimo en las palmeras y en las plantas en general: los machos suelen poseer una copa más compacta y “achatada”, comprimida en el eje de la altura, y las hembras una copa más abierta y redondeada.
La época de floración es variable y suele desarrollarse antes de la estación fría y húmeda. Los frutos dulces y fuertemente coloreados maduran a lo largo de la estación seca y cálida.

ASPECTOS DE MANEJO
Palmera bastante rústica y resistente, se encuentran especialmente cómodas en zonas de clima suave mediterráneo. Puede resistir temperaturas de hasta -8ºC sin grandes problemas. No tiene exigencias en cuanto a tipo de suelo.
Resiste bien la sequía. También soporta bien los vientos marinos, y aunque éste queme alguna de sus hojas, recupera las nuevas. En el caso de ejemplares de interiores, se necesita buena iluminación.
Será suficiente con un riego moderado, que deberá de ser mucho inferior en invierno, puesto que un exceso puede acabar pudriendo la planta. Con riego abundante se muestra más majestuosa. Abonado en verano 2 veces al mes.
Frecuentes las conchuelas en hojas y es propensa al ataque de hongos en hojas (Roya, Antracnosis) aunque no suelen ser graves. Los frutos muy a menudo son atacados por unos gorgojos que abren galerías en la semilla, que muere si el embrión es alcanzado.

USOS
Es de singular belleza por su porte, follaje y color de la fructificación. Los ejemplares de constitución arbórea se usan para embellecer parques y jardines, especialmente en las regiones de clima mediterráneo. Palmera majestuosa para alineaciones en paseos y avenidas. Los ejemplares de pequeñas dimensiones son adecuados para ornar apartamentos y locales públicos, como negocios, oficinas, etc. Aguanta el interior pero es planta más de exterior.
Si bien sus frutos son comestibles, su escaso sabor provoca que sean desechados. Sin embargo es posible extraer elementos para producir la miel de palma; éstos además sirven para alimentar al ganado.
En algunas islas, con las hojas nuevas, se hacen ensaladas.

PROPAGACIÓN, POLONIZADORES Y AGENTES DISPERSANTES
El viento y los insectos transportan el polen hasta las hembras. Los frutos son dispersados por algunas aves que los ingieren enteros.
Se multiplica por semillas, también retoños o vástagos basales, pero éstos últimos métodos no son tan utilizados.
Para multiplicar por semilla, se debe limpiar escrupulosamente toda la superficie de la semilla. Poner las semillas a remojo una semana en agua y cambiar todos o casi todos los dias. Finalmente se siembran en un recipiente, en sustrato adecuado y manteniendo la humedad. Ubicar el recipiente en un entorno caliente. En verano sirve cualquier sitio, pero en otras épocas del año requerirá calor artificial. Germina entre 1 y 3 meses. Si es verano, algo más de un mes.
No es tan resistente a los trasplantes, por lo que hay que hacer un buen cepellón que se mantendrá íntegro, si se desmorona, lo más probable es que no agarre en su nuevo emplazamiento.