Quillay
Quillaja saponaria Mol.

SINÓNIMOS Smegmadermos emarginatus R. et P.
FAMILIA Rosaceae
ÓRDEN Rosales
SUBCLASE Rosidae
CLASE Magnoliopsida
DIVISIÓN Magnoliophyta


ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA
Es endémico de Chile y crece desde Coquimbo a Malleco (IV a IX región). Habita en ambientes secos y suelos pobres, llegando hasta los 2000msnm. Especie frecuente en los Tipos Forestales; Esclerófilo, Palma Chilena, Roble-Hualo y Ciprés de la Cordillera. Vive entre la costa y la cordillera Andina. Crece en una amplia variedad de climas mediterráneos que va desde el mediterráneo árido (200mm de precipitación) hasta el mediterráneo húmedo (1500mm), tanto en las laderas de exposición norte como en las de exposición sur.
En la cordillera es el árbol que mejor soporta la nieve y el viento, y es posible encontrarlo hasta cerca de 2000m de altura. El bosque esclerófilo con quillay cubre una superficie de 324.631 ha, lo que significa un 2,6% del total nacional de bosque nativo.
En la Región Metropolitana se le encuentra preferentemente en las termas de Colina, cerro San Cristóbal, Lo Barnechea, Las Condes, quebrada de Peñalolén, quebrada de San Ramón, Macul, cajón del Maipo, cerros de Aculeo, El Arrayán, Reserva Nacional Río Clarillo, etc.

DESCRIPCIÓN
Pequeño árbol siempreverde, de hasta 20m de altura y 1m de diámetro en su tronco y 12m de ancho en su copa, que es ensanchada por las ramas gruesas. Las ramillas terminales son predominantemente colgantes. Corteza de color gris-cenicienta y rasguñada, rica en saponina.
Las hojas son coriáceas, simples, alternas, casi sésiles, glabras, de forma oblonga, ápice agudo, base obtusa y borde liso, sólo con algunos dientes, de color verde claro. Lámina de 2-5 x 1-3cm. Estípulas caducas.
Flores verde blanquecinas, hermafroditas, pentámeras, de forma estrellada, de 1-1,4cm de diámetro, reunidas en corimbos o en forma solitaria. Cáliz compuesto por 5 sépalos, corola compuesta de 5 pétalos alternos a los sépalos. Androceo compuesto por 10 estambres; Gineceo compuesto por 5 ovarios, cada uno con un estilo filiforme y un estigma. Esta especie florece de octubre a enero.
El fruto es una cápsula leñosa formada por cinco folículos estrellados que permanecen en el árbol, secos y abiertos, durante mucho tiempo. En su interior muchas semillas aladas.

ESTADO DE CONSERVACIÓN
Vulnerable en la IV Región; fuera de peligro en el resto de su distribución. El quillay debería protegerse de manera especial, ya que la explotación indiscriminada está provocando su extinción.

ASPECTOS DE MANEJO
Necesita alta luminosidad, suelos bien drenados, algo profundos y poca agua. Tolera pH desde alcalinos hasta levemente ácidos. Requiere pocos cuidados, soporta sequías, heladas y nieve y es resistente al desganche.
Se planta a pleno sol y necesita riego de poco a mediano. Puede plantarse en laderas o terrenos planos. Es conveniente que el hoyo de plantación sea por lo menos 1/3 más grande que el cubo de tierra y adicionarle compost. Se puede estimular el crecimiento en altura retirando ramillas laterales. Si se desea que se ramifique bajo, entonces se despunta.
Se fertiliza con 60 a 80 kg nitrógeno por hectárea. Evitar excesos de humedad cerca del cuello de la planta. Requiere de poda de formación.

USOS
Los árboles de quillay del bosque esclerófilo se explotan intensamente para la extracción de saponinas desde la corteza, fustes y ramas. La mayor concentración de saponinas se encuentra en la corteza y desde ésta se han extraído tradicionalmente, pero en la actualidad existe la tecnología para extraer saponinas también desde fustes y ramas. Para satisfacer la demanda mundial de saponina, se estima que se cortan y descortezan 60.000 quillayes de 30-50 años, los que producen 1.000 ton de corteza. A una densidad promedio de 15 árboles/ha, se intervienen aproximadamente 4.000 ha cada año de bosque esclerófilo. Sin embargo, utilizando toda la biomasa es posible reducir el número de árboles que se cosechan cada año.
Utilizado ampliamente como ornamental, por su hermoso follaje brillante y claro y sus perfumadas flores. Ideal para jardines, parques, plazas, parcelas y calles, con la ventaja de necesitar poco riego
En medicina popular, es de efecto expectorante, el quillay es para la bronquitis, especialmente en las primeras etapas. Como otras plantas que contienen saponina, además estimula la fluidificación de las mucosidades, facilitando su expectoración. Además es útil en trastornos asociados con el catarro de pecho, pero no debe usarse para la tos seca. También se utiliza como cosmético capilar.
En cuanto a su uso forestal, es muy usada por su resistencia a las condiciones ambientales adversas. La madera no tiene gran valor, ya que no es atractiva, es blanda y se apolilla fácilmente.
Además, se obtienen otros productos como carbón y leña, y de uso potencial como especie para programas de reforestación en suelos áridos, ya que se adapta muy bien al clima seco de las regiones centrales.

PROPAGACIÓN, POLONIZADORES Y AGENTES DISPERSANTES
Esta especie tiene numerosas semillas aladas, que son susceptibles de diseminar con el viento. Es polinizada por insectos.
Se propaga por semilla en almácigo con una estratificación frío-húmedo en otoño, durante 15 días o inmersión en agua fría por 72 horas, o almácigo normal en primavera, en una mezcla de suelo de una parte de compost, media de arena y media de tierra de jardín. Se repica a bolsa con dos hojitas verdaderas. Tiene muy buen porcentaje de germinación.